Friday, August 11, 2006

Uno de los terroristas detenidos "era un chico normal hasta que ..."

Uno de los terroristas detenidos ayer por intentar hacer explotar aviones sobre el atlantico era un chico normal sin ningun problema hasta que se convirtio al Islam:
"Un chico normal que amaba el fútbol" Los vecinos y amigos definen a Ibrahim Savant, uno de los arrestados en la trama terrorista de Londres
ELPAIS.es - Internacional - 11-08-2006

“Le gustaba jugar al fútbol y tocar la trompeta cuando era pequeño, trabajaba en unos grandes almacenes y siempre se dormía en los trenes”. En definitiva, “era un chico normal, del montón”. Al menos hasta que se cambió el nombre, empezó a vestir al estilo musulmán y se dejó crecer la barba. Así definen sus vecinos y amigos a Ibrahim Savant, uno de los detenidos ayer por la policía británica como integrantes de una red terrorista que pretendía montar un 11-S a la inglesa haciendo explotar varios aviones en pleno vuelo entre Reino Unido y EE UU.Ibrahim Savant es uno de los 19 identificados por el Banco de Inglaterra, que además ha ordenado el bloqueo de sus cuentas. Tiene 25 años, es joven y musulmán, como todos los arrestados ayer por Scotland Yard –todos tienen entre 17 y 35 años, con una media de 24- y había pasado su infancia con sus padres y su hermano Adam en una casa unifamiliar en Walthamstow, un barrio del este de Londres con una fuerte presencia de inmigrantes de origen asiático.
En el barrio nadie esperaba que Ibrahim, un chico que había crecido sin problemas pudiera integrar una trama que pretendía asesinar a cientos, quizá miles de personas. “Crecimos juntos, era un chico normal, del montón”, dice de él Assad, un amigo que prefiere no decir su apellido. Añade que trabajaba para unos grandes almacenes londinenses y que “siempre se dormía en los trenes”. Paul Kleinman, un bombero de 66 años que vive junto a la casa de sus padres, recuerda que “le encantaba el fútbol y solía tocar la trompeta cuando era pequeño”.
Pero todo cambió alrededor de 1998 ó 99, cuando se convirtió al Islam, como declara Assad. “Le llamábamos Oliver cuando era niño, pero se cambió el nombre”, recuerda Kleinman. “De repente”, como dice su vecino, “comenzó a ponerse esas ropas blancas”, una vestimenta habitual entre los musulmanes, y se dejó crecer la barba. Probablemente comenzó a frecuentar la mezquita que había justo frente a su casa.
Pero, hasta entonces, y después, nadie podía sospechar que pudiera convertirse en un fanático capaz de inmolarse en nombre de una concepción torticera de una religión. Ese es precisamente el elemento que causa mayor desasosiego a la policía británica: el hecho de que ciudadanos nacidos y criados en Reino Unido, con estudios, con aficiones comunes con los chicos de su edad en todo el mundo, con recursos económicos y trabajos y que han tenido en general una vida cómoda se conviertan en terroristas capaces de las mayores atrocidades. A eso se añade la dificultad de localizar y seguir los movimientos de estos aspirantes a mártir, ya que son y actúan como la mayoría de sus conciudadanos. De ahí la sorpresa de los vecinos.

seguramente una de las cosas que mas le ayudo a volverse radical fue leer en el corán entre otras cosas los versos de la espada: Sura 9:5 Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los asociadores dondequiera que les encontréis. ¡Capturadles! ¡Sitiadles! ¡Tendedles emboscadas por todas partes! Pero si se arrepienten, hacen la azalá y dan el azaque, entonces ¡dejadles en paz! Alá es indulgente, misericordioso. Sura 9:36 El número de meses, para Alá, es de doce. Fueron inscritos en la Escritura de Alá el día que creó los cielos y la tierra. De ellos, cuatro son sagrados: ésa es la religión verdadera. ¡No seáis injustos con vosotros mismos no respetándolos! ¡Y combatid todos contra los asociadores como ellos también combaten todos contra vosotros! Y sabed que Alá está con los que Le temen.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home