Saturday, September 23, 2006

El error de lectura de la última cinta de al-Qaeda por parte de los medios occidentales

Michael Scheuer analiza el ultimo video de al qaeda y advierte que puede ser la ultima advertencia antes de un gran atentado (tal y como yo lo he dicho)
El vídeo de 48 minutos de Al-Qaeda el 2 de septiembre presentaba una corta introducción por parte del líder en funciones del grupo Aymán al-Zawahiri, y una extensa presentación de Azzam al-Amriki (Azzam el americano), que aparentemente es el ciudadano norteamericano Adam Gadahn. El vídeo llega justo antes del quinto aniversario del ataque del 11 de Septiembre, y es el único vídeo de al-Qaeda conocido que se dedica exclusivamente a una oferta por parte del grupo a los americanos para convertirse al Islam. Hasta la fecha, los análisis mediáticos occidentales se han centrado en cuatro variantes, todas las cuales parecen arrojar el vídeo al cubo de la irrelevancia.

La principal temática de los análisis mediáticos occidentales ha sido que la cinta al-Zawahiri-Azzam es un esfuerzo - algunos lo llaman "campaña de relaciones públicas" - por suavizar la imagen de al-Qaeda, centrarse más en proselitizar que en la violencia. Otra variante es la sensación de liberación debida a que periodistas y expertos de los medios han sido incapaces de encontrar "una amenaza" abierta en el vídeo, un punto que ha sido reforzado por un argumento ofrecido por funcionarios norteamericanos anónimos que señala que Azzam al-Amriki no es un líder de al-Qaeda, y por tanto sus palabras no son tan importantes como las de Osama bin Laden o al-Zawahiri. Otra variante que parece acompañar a la mayor parte de los nuevos videos de al-Qaeda ha sido expresada de nuevo sobre esta cinta, a saber, que la cinta es un esfuerzo por parte de los líderes de al-Qaeda de mantener "relevante" al grupo. Por último, la cuarta temática es más o menos "el tema invisible" que entraña la tradicional ignorancia intencionada de los medios occidentales del hecho de que la audiencia de al-Qaeda es tan musulmana como americana.

Tras revisar esta cobertura mediática, existen tres motivos de preocupación. En primer lugar, parece que los medios se han saltado a la torera el pasaje de apertura de la cinta, afirmando que no había ninguna "amenaza" en el mensaje del 2 de septiembre. "Y como nuestro hermano Azaam el americano os habla", explicaba al-Zawahiri, "os habla como alguien que siente pena por el destino que aguarda a su pueblo, y como persona perceptiva que quiere sacar a su pueblo de la oscuridad a la luz". Lo que Azzam tiene que decir, afirma al-Zawahiri, "es importante y serio... suplico a Alá que abra vuestros corazones al beneficio de sus palabras y experiencia".

La amenaza de las palabras de al-Zawahiri es llamativamente evidente; afirma que existe un destino oscuro y penoso que espera a los americanos a causa de sus políticas y acciones hacia los musulmanes. Azzam es aún más directo, afirmando "El tiempo se agota [para que decidáis convertiros], de modo que tomad la elección adecuada antes de que sea demasiado tarde y os encontréis con la muerte [que fue] el destino más inevitable de miles antes de vosotros". Añade que "la muerte es algo que toda alma tiene que probar y puede que esté más próxima de lo que pensáis". Añade:

"¿A qué podemos atribuir la ignorancia obvia de los pueblos occidentales en general hacia la religión de los musulmanes y sus enseñanzas? Esta ignorancia provoca que el pueblo de Occidente aplauda furiosamente cuando Israel perpetra la masacre a gran escala de musulmanes en el Líbano y Palestina, y les lleva a dar su aprobación a las atrocidades que sus gobiernos cometen en Afganistán, Irak y en las demás partes del mundo musulmán y les convierte en voces de aprobación cuando sus ejércitos profanan copias del Corán en Guantánamo o los tele evangelistas insultan al profeta Mahoma, que la paz sea con Él. Estos sucesos, junto con estas reacciones, muestran una profunda animadversión e ignorancia profusa de la religión del Islam y la naturaleza de sus seguidores… Hoy, los tele evangelistas, falsos profetas y charlatanes rezan a los engaños y los analfabetos glorifican la lujuria de sangre de Israel y el excesivo apetito por la destrucción en el Líbano y Palestina".

Un segundo motivo de preocupación se encuentra en el análisis de la cinta como simple vídeo de relaciones públicas que no está relacionado con las actividades de al-Qaeda. Nada podría estar más lejos de la realidad. El vídeo del 2 de septiembre no es de ninguna manera un suceso aislado, sino parte de un esfuerzo de al-Qaeda que se inició a comienzos del 2002 en el que bin Laden y al-Zawahiri han cumplido más que adecuadamente los requisitos del profeta Mahoma para tomar medidas vis-à-vis con un enemigo antes de atacar militarmente. Existen tres de tales acciones: avisos múltiples y claros de la intención de atacar; ofertas de tregua; y llamamientos públicos al enemigo a convertirse al Islam.

Durante más de cuatro años, bin Laden y al-Zawahiri han llevado a cabo públicamente esta campaña y cumplido esto requisitos varias veces. En la práctica, al-Qaeda ha ido lo que parece varios pueblos más allá al intentar asegurarse de que los americanos reconocen la seriedad en la amenaza que afrontan. Específicamente, a finales de octubre del 2004, bin Laden hizo un discurso advirtiendo a los americanos que podían elegir electoralmente a quien les pareciera, pero que si la política exterior norteamericana no cambiaba, serían atacados con mayor ferocidad que en el 11 de Septiembre. En ese discurso, bin Laden hablaba en el lenguaje de la referencia Coránica y la poesía islámica, casi como si quisiera asegurarse de que la traducción del árabe al inglés no sería ambigua. El vídeo al-Zawahiri-Azzam del 2 de septiembre lleva esta cuestión un paso más allá utilizando a un converso americano que habla inglés y que puede emplear frases características. Azzam habla directamente a sus conciudadanos y ofrece lo que parece ser una especie de advertencia final antes de que al-Qaeda ataque de nuevo dentro de Estados Unidos. Está claro más allá de toda duda que al-Qaeda no quiere que nadie de Occidente pueda afirmar que los americanos no fueron completamente advertidos con vistas al siguiente ataque en Estados Unidos.

La preocupación más problemática derivada del análisis de los medios occidentales es la que a menudo brilla por su ausencia en tales esfuerzos, que es la realidad de que al-Qaeda, en sus declaraciones y videos, se dirige tanto a los musulmanes como a los occidentales. En el vídeo del 2 de septiembre, por ejemplo, Azzam parece estar completando un proceso prescrito por el profeta Mahoma teniendo un cuidado escrupuloso en dirigirse a los musulmanes al final de su discurso para prevenir reclamaciones por su parte de que es inaceptable que el mujahidín haya dicho que "quiere degollar a los infieles y ahora diga que les invita a convertirse el Islam". A este fin, Azzam afirma:

"Nuestra respuesta es que nuestro mensaje no ha cambiado y que los mujahidínes han sido siempre los primeros en apelar al Islam. E incluso si la defensa del Islam y los musulmanes de la masacre inclemente y sin escrúpulos de los Cruzados es su primera prioridad, cualquiera que preste atención alguna a los mensajes de los líderes de la jihad, el jeque Osama bin Laden y el jeque Aymán al-Zawahiri, que Alá les proteja, sabrá que han sido constantes invitando a los americanos y a los infieles al Islam, y presionándoles queriendo lo mejor para ellos, y dejando claro ante todos que no tienen elección sino luchar contra aquellos que luchan contra nosotros, y que de estar las cosas en nuestras manos, preferiríamos que todos los americanos y los demás infieles abandonasen su agresión y abandonasen la infidelidad y aceptaran la verdad".

Azzam cierra su discurso, y, parece, el esfuerzo de al-Qaeda por ejecutar los requisitos de guerra, diciendo a los musulmanes - e implícitamente a todos los americanos - que los mujahidínes no pueden esperar mucho una respuesta norteamericana positiva de convertirse en Islam. "El Islam nos anima a invitar incluso a los enemigos más impermeables y darles la oportunidad del arrepentimiento", admite Azzam, pero "lo que es realmente sorprendente es que algunos [musulmanes] de entre nosotros quieren que baste con la invitación por sí sola sin recurrir a la autodefensa cuando el enemigo insiste en la agresión y la destrucción a propósito".

Michael Scheuer trabajó 22 años en la CIA y ocupó el cargo de jefe de la unidad de Contraterrorismo bin Laden de 1996 a 1999. Dimitió de la CIA en 2004. Actualmente trabaja en la CBS y la Jamestown Foundation. Scheuer fue el autor anónimo de los libros “Porqué Occidente está perdiendo la Guerra contra el Terror” y el trabajo previo Through Our Enemies' Eyes: Osama bin Laden, Radical Islam, and the Future of America.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home