Sunday, July 15, 2007

al descubierto la facilidad con que se puede hacer una bomba "sucia"

Es muy preocupante y escandalosa las fallas que tienen los EEUU en relacion a la seguridad nuclear:
Agentes encubiertos del Congreso de EE.UU. crearon una empresa fantasma y obtuvieron en marzo una licencia de la Comisión Regulatoria Nuclear que les hubiese permitido comprar materiales radiactivos necesarios para armar una bomba sucia (una bomba nuclear pequeña). Los investigadores, de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO, según sus siglas en inglés), demostraron una vez más que las medidas de seguridad implementadas tras los ataques terroristas de 2001 para impedir que materiales radiactivos vayan a parar a manos equivocadas, son insuficientes, de acuerdo a un informe de esa dependencia."Debido a que los terroristas han expresado interés en obtener material nuclear, el Congreso y el pueblo estadounidense esperan que los programas para vender bajo licencia estos materiales sean seguros", expresó Gregory D. Kutz, investigador de la GAO.
La bomba que los investigadores pudieron haber construido no habría causado un gran daño o un gran nivel de contaminación. Pero aún así, habría tenido serias consecuencias, particularmente económicas, en el lugar de detonación.La operación encubierta involucró una solicitud de una compañía constructora falsa, supuestamente con base en West Virginia, que los investigadores habían creado y que no tenía oficinas ni sitio en Internet ni empleados. Su único activo era una casilla de correo postal.Funcionarios de la Comisión Regulatoria Nuclear no visitaron la compañía. Tampoco intentaron entrevistar a sus ejecutivos en persona. En cambio, en un plazo de 28 días, enviaron por correo la licencia a la casilla de correo, indica el informe.Esa licencia, escrita sobre una hoja de papel, tenía tan pocas medidas de seguridad que los investigadores, usando equipos que se pueden adquirir comercialmente, pudieron modificarla fácilmente, quitando el límite del monto de material radiactivo que podían comprar, agrega el informe.
Con ese documento adulterado, los auditores fueron a dos compañías de equipos industriales para comprar una docena de aparatos portátiles de densidad de humedad, que cuestan 5 mil dólares cada uno y que son utilizados para leer la densidad del suelo y el pavimento cuando se construyen autopistas. Las máquinas tienen americio 241 y cesio 137, sustancias radiactivas comúnmente utilizadas en equipos industriales.Los auditores, convencidos de que tenían suficientes evidencias para probar su denuncia, cancelaron el plan antes de que los equipos fueran entregados. Pero si hubieran seguido adelante con la trama -lo que habría significado sacar los materiales radiactivos de las máquinas y combinarlos, en un trabajo con ciertos riegos para quien lo llevara adelante-, hubiesen podido construir una bomba que habría contaminado una área del tamaño de una manzana, de acuerdo a la comisión.Como cualquier bomba sucia, el bajo nivel de contaminación resultante no hubiera causado un peligro inmediato para la salud. Con todo, el área hubiera tenido que ser evacuada y descontaminada.Desde la comisión regulatoria aseguraron que se tomaron las medidas para mejorar las pautas de seguridad inmediatamente después de conocer lo que habían logrado hacer los investigadores del Congreso.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home